Utilizando moldes del pasado: así trata de regular las criptomonedas Estados Unidos | CriptoNoticias


Las últimas semanas han sido escenario de nuevas medidas regulatorias implementadas por diferentes autoridades financieras en Estados Unidos. Las nuevas aproximaciones a la regulación de la actividad comercial con criptomonedas no conciben un marco legal específico para las empresas y el comercio con criptomonedas, sino que se limita a la aplicación de las leyes vigentes. 

Las dudas sobre la regulación del ecosistema bitcoiner en Estados Unidos son bastas, desde cómo se define una criptomoneda hasta qué tipo de impuestos debe pagar un ciudadano que comercie con monedas digitales. A pesar de ello, autoridades regulatorias como la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), la Comisión de Comercio de Futuros sobre Mercancías (CTFC) y la Red de Control de Servicios Financieros (FINCEN) han estado aplicando medidas para combatir actividades que ocurren al margen de la regulación.

La nueva aproximación para la regulación de los criptomonedas ha demostrado que los organismos reguladores están en la capacidad de regular a cualquier compañía que ofrezca sus servicios dentro de su territorio, sin importar el lugar de registro; que sancionarán cualquier falta a los reglamentos establecidos; y que, dependiendo de sus características, algunas criptomonedas serán consideradas mercancías o valores. Con este panorama, las criptocompañías tienen claro que sin una regulación apropiada, Estados Unidos perderá su ventaja en el mercado. 

Regulación dentro y fuera de Estados Unidos

Las últimas acciones de la CFTC y la SEC ejemplifican que la regulación financiera debe ser acatada por todas las compañías que operan dentro del territorio estadounidense, sin importar el lugar base de la compañía en cuestión. Esta premisa ha sido enfatizada en las últimas acciones de ambos organismos regulatorios, quienes tomaron acciones legales en conjunto contra Pool1, una compañía con base en las Islas Marshall, que se dedicaba a ofrecer vehículos financieros de bitcoin sin registro en el territorio estadounidense.

Las acciones legales provienen principalmente de la Comisión de Comercios de Futuros sobre Mercancías, pues las acusaciones no son contra el uso de criptomonedas como activo para el pago. De acuerdo con la información oficial, la demanda contra Patrick Brunner, CEO de Pool1, se debe a la oferta de Contratos de Diferencia sin haberse registrado ante la CFTC, participando por lo tanto en “transacciones ilegales”.   

De acuerdo al caso contra Brunner, investigado por el Departamento Federal de Investigaciones (FBI) desde 2016, el acusado ofrecía “contratos de diferencias” respaldados en oro y petróleo, sin ningún tipo de registro ante las autoridades. Estos contratos, similares a los futuros, funcionan dentro de mercados regulados. Pues, se utilizan para acordar el intercambio de la diferencia entre el valor de un activo subyacente al realizar el contrato en el momento que se rescinde del mismo. La diferencia monetaria entre el valor fijado en el contrato y el valor del activo al momento de liquidar el contrato, eran pagados en bitcoins.

Las acciones tomadas contra esta compañía extranjera pretenden convertirse en una mandato pertinente contra futuras violaciones de la ley.

Asimismo, la Comisión de Bolsa y Valores también decidió restringir la compra de Notas de Mercados Comerciables (ETN) negociables en bitcoins y ethers en el territorio estadounidense, alegando “confusión entre los participantes del mercado con respecto a estos instrumentos”.

Los ETN son emitidos por la Bolsa de Valores de Estocolmo, Suecia, desde el pasado mes de agosto. Este 9 de septiembre, casi un mes luego de la emisión de las notas, la SEC estableció una “suspensión temporal” de las notas de mercado de Bitcoin Tracker One (CXBTF) y Ether Tracker One (CETHF). La medida del organismo regulador pone fin a la estrategia expansiva del Nasdaq de Suecia, que pretendió captar a todos los inversionistas de criptomonedas ansiosos por el lanzamiento de un Fondo de Inversión Cotizado (ETF) de Bitcoin para recibir dólares estadounidenses.

Estas dos acciones demuestran que los reguladores estadounidenses están tomando acciones contra empresas fuera de su territorio para regular el comercio con criptomonedas. Sin embargo, estas no son las únicas dos entidades regulatorias que ratifican la obligatoriedad de los parámetros legales vigentes en Estados Unidos. Pues, durante una conferencia en Chicago, el Director de la Red contra Delitos Financieros (Fincen), Kenneth Blanco, aseguró que los requisitos regulatorios aplican “por igual a los transmisores de dinero virtual ubicados en el extranjero, incluso si la entidad no tiene presencia física” en el territorio estadounidense.





Source link