¿Tu Chrome va lento? Descubre el por qué desde su administrador de tareas


Google Chrome pasó a ser más que un navegador, el enorme potencial que incorpora lo llevo a diversificar sus características a través de extensiones de manera que, hoy en día podemos encontrar todo un sistema desplazándose dentro de Chrome como si se tratara de un pequeño sistema operativo para la web. Esto también ha generado una fuerte ralentización, sobre todo en aquello equipos sin muchos recursos.

Si este es tu caso, entonces te interesará conocer acerca del administrador de tareas de Chrome, un área del navegador que nos dará respuestas sobre el origen de los problemas de lentintud y cuelgues que presentas.

Así funciona el administrador de tareas de Chrome

Como ya hemos comentado, Chrome se perfila como un pequeño sistema operativo en forma de navegador donde podemos no solo navegar en internet, sino también desplegar aplicaciones como bloc de notas, complementos para el correo electrónico y hasta reproductores multimedia, por lo que no resulta raro que en algún momento empiece a funcionar con lentitud.

Para ello, el navegador incorpora un administrador de tareas  bajo un concepto similar al de Windows, permitiendo conocer el nivel de consumo de cada pestaña y extensión.

Si notas lentitud únicamente en Chrome, mientras que el resto de las apps del sistema se desplazan correctamente, probablemente haya algún elemento consumiendo más recursos de lo debido y esto lo veremos ingresando en el administrador de tareas. Para ello abre el menú de Chrome y dirígete a la opción “Más Herramientas” donde se desplegará otro menú y verás el acceso al administrador de tareas.

Al hacerle click, abrirá una ventana emergente parecida al administrador de tareas de Windows, listando una serie de procesos junto a su identificación, consumo de memoria, CPU y red. En ese sentido, verifica el consumo de memoria y CPU de cada pestaña y extensión en ejecución y reconoce cual cuenta con el consumo más alto, una vez identificada puedes encargarte de ella cerrando la página o eliminando la extensión.

De esta forma, puedes conocer el nivel de consumo de cada proceso que se ejecute dentro de Chrome y devolverle la fluidez que ostentaba anteriormente.



Source link